¿Arquero? Entonces usa ArchLinux

Como ya sabemos en el mundo de Linux, nos podemos encontrar con 3.500 y más distribuciones. Si nos fijamos en el “árbol” elaborado por los usuarios de Wikipedia, terminas volviéndote loc@ con la cantidad tan grande de distribucions que podemos ver en él.

Sin embargo, siempre va a ver una distribución que al final te acabe llamando más la atención que otra. Hasta que un día te quedes completamente enamorado de ella. En mi caso, fue así. Probé Slackware, Ubuntu, Gentoo, Debian, openSUSE, Mageia, Fuduntu y los sistemas PC-BSD, OpenBSD, OpenSolaris (ahora OpenIndiana), FreeBSD y NetBSD.

Hasta que di con Fedora que fue la única que me enamoró durante muchos años. Posteriormente probé Void Linux, una distribución que hablaremos en los siguientes post. Y por último, al final, acabé en ArchLinux para quedarme durante mucho tiempo. La cuestión es quedarse con la distribución que más cómoda te resulte.

ArchLinux es una distribución que contiene una flecha como logo, para los más avispados, sabrán ya el chiste del título. Se define por ser una distribución simple sin tener modificaciones o añadidos innecesarios. Es una distribución pragmática en el sentido de que son más de pasar al acción, que perdiendo el tiempo filosofeando (si tienen que hacer algo lo hacen mediante un debate consensuado entre desarrolladores).

Es bastante amigable en el más sentido de la palabra, ya que podemos participar en multitud de proyectos, reportar errores, generar documentación, inscribirnos en listas de difusión en línea…

De carcter versátil por ser una distribución de orientado a un público general y moderna por ser “rolling release”. Con lo que nos permite tener casi el último software bajo nuestras manitas.

Pero no solo es eso, ArchLinux va mucho más allá, entre otras cosas tiene un sistema similar a los ports BSD, llamado ABS (Arch Build System) que te permite construir y empaquetar el software que hayas compilado. Todo una maravilla.

Lo mejor de todo, es que no suelen interferir el software de ABS con los paquetes binarios que tengamos instalados en el sistema. Por lo tanto, podemos mezclar software del ramal y binario sin tener problemas.

No obstante, ahondaremos un poco más en sus comienzos. La historia de ArchLinux se remonta a principios del 2001. Cuando un programador llamado Judd Vinet empieza a desarrollar esta magnífica distribución hasta publicar su primera liberación el 11 de marzo del 2002.

Vinet, imagen obtenida de Twitter

Inspirado por la elegancia y simplicidad que ofrecían las distribuciones como Slackware, CRUX y PLD Linux; sin olvidarnos de BSD. Se quejaba de que no había un gestor de paquetes en ese momento. No muy satisfecho, elaboró su propia distribución con varios principios ideológicos y prácticos de otras distribuciones. En el que incluía su propio gestor de paquetes llamado pacman, para gestionar la instalación, eliminación y actualización de los paquetes.

Pocos años más tarde, la comunidad de ArchLinux creció como la espuma. Tuvo tanta popularidad, que en el foro generaban muchos post, se registraban muchos usuarios y reportaban muchos errores. Además se les conocía por ser una comunidad abierta, simpática y bastante comprometida. Fue tanto el revuelo el que generaron que el 8 de julio de 2005, lanzaron una de las wikis de documentación mejor y mejores elaboradas de todo GNU/Linux.

Ya acabando el 2007, Vinet se retiró del grupo de desarrollo de ArchLinux, transfiriendo así las riendas a un desarrollador norteamericano Aaron Griffin, con apodo Phrakture, quién lidera el desarrollo de ArchLinux.

Por último comentar que se produjeron una serie de sucesos a nivel técnico como eliminar las imágenes de instalación el 15 de julio de 2012; entre ese mismo año y el siguiente se decantaron por utilizar el gestor de servicios (y más) llamado systemd y, por último mencionar la eliminación el 25 de enero de este año el soporte a arquitecturas 32 bits.

Y eso es todo. ArchLinux es una distribución recomendada para aquellos que quieran aprender, que les guste trabajar en ambiente de “rolling release”, que no tengan miedos ante la terminal y los que buscan cierta paz interior. Si eres de este perfil, en seguida te enamorarás de esta magnífica distribución, al igual que lo hice yo.